Promueve el desarrollo integro de la persona para el Señor Jesucristo (espiritual, físico, mental y social);
mantiene a los niños, adolescentes y jovenes en la sana doctrina y activos en el servicio cristiano.